¡Hola!

Éste es mi post de presentación como colaboradora de Comicgram y estoy muy emocionada por estar compartiendo con ustedes reseñas y comentarios sobre un mundo al cual me he introducido últimamente: las novelas gráficas.

Casi todas las novelas gráficas que han pasado por mis manos me han gustado mucho, pero ésta de la que les voy a hablar me hizo sentir muy diferente porque me pude identificar totalmente con la historia y la protagonista.

Soy súper fan de los road trips y, aunque no tengo gatos, podría decirse que también me encantan. Y bueno, creo que estos dos elementos son parte importante de la historia de Raleigh, la protagonista.

Bryan Lee O’Malley, el autor de esta novela gráfica, relata la historia de Raleigh, una chica de 18 años que está atrapada en un road trip con tres de sus compañeros de escuela, a quienes casi no conoce. Como cualquier otra adolescente, Raleigh tiene ciertos conflictos internos, y han sucedido ciertas situaciones en su vida que la han hecho perder el sentido de orientación. Ella dice no tener alma, y cree que ha sido robada por un gato, o al menos eso es lo que le dice a la gente (cuando reúne el valor para hablar con otro ser humano).

Ya que Raleigh no tiene grandes habilidades de socialización, o al menos es lo que ella cree, durante el viaje se ve absorta en sus pensamientos, tratando de descifrar el por qué no tiene alma y cómo recuperarla. Y así seguimos todo el viaje que realizan estos cuatro adolescentes a través de Estados Unidos, esperando que algún día lleguen a su destino, aunque ninguno sepa exactamente a dónde se dirigen.

Personajes de Lost at sea

De izquierda a derecha: Raleigh, Ian, Stephanie y Dave.

Sé que tal vez la trama de la novela suena un poco extraña, pero llamó mi atención porque creí que podría estar divertida, y además, siempre es necesario una dosis de rareza, ¿no? La historia es un poco poética y reflexiva, porque la mayor parte de lo que leemos son los pensamientos de Raleigh, entonces durante todo el viaje, como les comenté, se la pasa analizando su vida y lo que ha ocurrido con ella.

Esta chica se siente un poco sola y no está segura de cuál es su lugar en este mundo, y es por eso mismo que me identifiqué con ella. No, en este momento no me siento tan sola, pero sí hubo algún día en que pasé por los mismos conflictos que Raleigh, y el que diga que nunca se ha sentido así creo que miente.

Todos en nuestra vida alguna vez hemos sentido que no encajamos en la sociedad, que las personas que realmente nos entendían ya se fueron y jamás vamos a encontrar a alguien igual. Pero como dicen, “el sol sale para todos”, y llega el día en que nos damos cuenta que no es el fin del mundo y que todavía hay razones para disfrutar la vida.

El autor logró impregnar todos estos sentimientos de soledad, inseguridad y tristeza en Raleigh, y a través de ella hacernos sentir igual, pero con cierto sentido del humor. Cuando entiendes el tema de los gatos dentro de la novela, nunca volverás a ver a un gato de la misma manera.

Si no has leído una novela gráfica, te recomendaría que empezaras por ésta, es una historia simple pero profunda, algo muy interesante para iniciarte en este otro mundo literario-artístico.

Puedes encontrar esta novela gráfica en su formato de pasta blanda en la tienda de Comicgram,  también lo puedes solicitar en la versión del décimo aniversario, la cual es pasta dura y contiene otras mini escenas como complemento de la historia original.

¡Hasta la próxima!

Imágenes: tumblr.comyoutube.com

Famine

Famine

Comunicóloga, pianista en proceso y amante de los libros, lo que me llevó a ser Blogger. Me he adentrado en el mundo de las novelas gráficas y me he perdido en él.