Hace algunos días el mundo comiquero recibió una noticia que lo cimbró, uno de los escritores más prolíficos del género, incluida la novela gráfica, decidió decir adiós. No, no murió. Simplemente decidió dejar de escribir para el noveno arte porque no quiere ofrecer a su público algo que fuera repetitivo o que recordara a trabajos ya realizados por él. Me refiero a Alan Moore.

Me quedan unas 250 páginas… Creo que he hecho suficiente por el cómic. He hecho todo lo que he podido. Creo que si continuara trabajando en los cómics, inevitablemente las ideas sufrirían, inevitablemente empezarías a verme pisar viejos terrenos y ambos merecemos algo mejor que eso.”

Muchos se preguntarán ¿por qué tanto revuelo con esa noticia? ¿Qué hace tan importante a Alan Moore? O incluso, habrá quién se pregunte ¿quién es Alan Moore? La respuesta puede ser sencilla, o tal vez no. Alan Moore es un escritor de cómics nacido en 1956 en Inglaterra, por su forma de escribir se le considera como un parteaguas en los anales del cómic en general.

Sus historias no tenían límite, escribía de manera libre, sin prejuicios, sobrepasando tabúes y sin censura (la cual llegaba hasta que se revisaban sus obras por los editores). Tiene la capacidad de confundir a los lectores o dejarlos con intrigas, obligándolos a leer varias veces algunos diálogos entre personajes para tratar de entender la idea principal; aunque algunas veces esto te puede llevar a compartir su punto de vista de la situación o seguir sin entender, un claro ejemplo de esto es el final de Batman: The Killing Joke.

batman-killing-joke-end

Entre sus obras más representativas están: V for Vendetta (1982 – 1987), Watchmen (1986 – 1987), The Swamp Thing (1984 – 1987), Batman: The Killing Joke (1988), From Hell (1989 – 1999), The League of The Extraordinary Gentlemen (desde 1999) y muchas más. De las cuales, tengo casi todas las mencionadas en mi colección personal.

Pero no sólo en cuanto a sus escritos es una caja de Pandora, la personalidad de Alan Moore también es muy excéntrica. Es amante de la magia y del ocultismo, temas que también toca en sus obras, hasta tal punto de convertirse en Mago del Caos. ¡Vaya! No importa, creo que sus fieles admiradores están de acuerdo en todo lo que él diga o haga.

No hay que olvidar que tiene cierta predilección por criticar las adaptaciones cinematográficas que se hacen de sus obras, al considerar que las editan tanto que pueden llegar a perder su esencia. En esa parte estoy un poco de acuerdo con el buen Moore, pero también es cierto que el señor no está contento con todo lo que se hace… O mejor dicho, nada le complace, pues se ha declarado anarquista y un poco misántropo. Aún así, con las ganancias de algunas de sus obras se dedica a apoyar acciones humanitarias.

Tiene una guerra declarada con DC, ya que dice que se aprovecha de los que crean material para ellos y después no les pagan lo que deben, explotando así a los autores; además menciona que ya no crean nuevo material y cuando sufren algún problema corren a las historias que se crearon en el pasado para atraer a la gente y salir del fondo, y de nuevo, sin dar regalías a los autores originales.

Como podemos ver, Alan Moore es todo un personaje. ¿Cómo? ¿Siguen sin creerlo? Vamos, hasta salió en un capítulo de Los Simpsons, ya para que aparezca tu versión amarilla significa que eres alguien a quien debemos voltear a ver.

Obviamente no todo en la vida de Moore gira en torno a los cómics, también tiene creaciones y colaboraciones en obras literarias como: Voz del fuego, de su autoría; colaboró en la historia erótica Lost Girls; también creó Espejo del amor, poema épico que trata sobre la historia de los homosexuales y el trato que reciben; además de libros en los que da consejos para escribir cómics: Alan Moore’s Writing for Comics.

Su obra más reciente es Jerusalem, un libro que será de aproximadamente ¡un millón de palabras! Son demasiadas, se dice que es el doble de la obra Guerra y Paz, o algo más moderno, esa cantidad de palabras casi las logra todos los libros de la saga de Harry Potter. Jerusalem no es fruto de la noche a la mañana, Moore lleva escribiéndola desde el 2008. Imaginen el arduo trabajo que le tocó al editor de la misma, ya que la mencionada obra se publicará en este año.

Por último, les dejo este video donde Moore nos da consejos a todos aquellos a los que nos atraer el escribir alguna historia.

 

Imágenes: digitalspy

Lord Crow

Lord Crow

Desarrollador web de profesión pero escritor por pasión. Amante de libros de suspenso, los cómics, la ciencia ficción y los videojuegos. Algunas veces observa el mundo desde el rincón de su habitación.