En esta ocasión será un poco raro hablar de un juego de autos, ya que es una categoría que a muy poca gente le gusta o que sólo están familiarizados con ella por juegos como Mario Kart o Rocket League. Esta vez amerita hablar del reciente título de la franquicia ‘Forza’: Forza Horizon 3, el título desarrollado por Playground Games y Turn 10.

Desde la salida de su primer título de la división ‘Horizon’ en octubre del 2012, el cual causó sorpresa en muchos y fue todo un éxito, la franquicia ha ido evolucionando de forma positiva y cada vez más sólida.

Diseño

Esta vez, el Horizon Festival se traslada a tierras australianas (anteriormente ubicado en Colorado y después en Italia-Francia) en donde tú serás el jefe de todo el festival. Ahí tendrás que organizar carreras, atraer gente a los eventos, ampliar el festival y tener una alineación de tus corredores aliados. Además, sin olvidar todo lo que ya se hacía anteriormente en los otros títulos, debes correr en diferentes carreras, vencer a tus rivales y ganar títulos.

El mapa ahora es mucho más grande, por lo tanto, la cantidad de caminos y de cosas escondidas también aumentó, y esto hace que la cantidad de horas de juego sea aún mayor.

En las actividades secundarias, están las típicas: radares de velocidad, lista de deseos, encontrar autos abandonados y romper carteles de bonificación. Se agregaron retos de derrape, saltos peligrosos y canciones que multiplican las cadenas de habilidad. Todo esto te ayudará a conseguir más fans y así poder expandir tu festival.

El modo cooperativo en línea, bueno, realmente no lo jugué, debido a que no tengo amigos con dicho juego (no sientan lastima por mi); pero de varios comentarios que han surgido a la mayoría les ha gustado.

Las gráficas son fantásticas, aún siendo para Xbox One, el juego corre a 1080p a 60 cuadros (PC max: 1440p a 60 cuadros), los paisajes son hermosos, los autos impecables y realistas (como siempre); y lo que me llamó mucho la atención fue el detalle del agua, algo que ya se había utilizado en el Forza Motorsport 6, pero esta vez lo pulieron más.

No puedo ignorar el Soundtrack del juego, 7 estaciones con diferentes géneros musicales, más la posibilidad de usar Groove Music, hace que la experiencia de manejo y de competencia sea aún más placentera o inspiradora; principalmente por la radio de música clásica, que al escuchar la pieza “Hungarian Dance No.5” mientras manejo un Lamborghini Centenario hace que sea épico cada kilómetro recorrido.

El repertorio de autos es enorme. En esta ocasión, agregaron autos para arena y más camionetas multiterreno, para tener carreras que nos lleven desde la selva hasta las playas de Australia. No aparecen los autos de la Porsche, pero viendo los antecedentes de los dos títulos anteriores de Forza, puede que sean agregados después. Y si tienes suerte, Microsoft te podría mandar un código para que lo canjees por una Warthog de la franquicia Halo, totalmente gratis.

Warthog

Warthog, el vehículo del videojuego Halo

La personalización de los vehículos mejoró mucho, va desde mecánica hasta la visual. El cambio fue que ahora que quieras mejorar el auto de forma manual, no gastarás inmediatamente tu dinero al comprar las piezas, sino, ahora se agregó un carrito de compras, donde al finalizar de mejorar tu vehículo, te dirá cuánto será el costo total y poder eliminar piezas del carrito.

En cuestión estética, ahora puedes hacer más robusto tu vehículo con los ensanchadores, también se agregaron más modelos de rines -la mayoría con diseños muy peculiares- y la pintura. Bueno, siempre quiero que mi garaje esté lleno de diseños Itasha.

En resumen, nunca me había divertido tanto en un juego de carreras, que si no fuera por la escuela o el trabajo, me pasaría horas y horas jugándolo. Aún siendo un juego arcade y no un simulador como los Motorsport, considero que es el mejor ‘Forza’ jamás realizado, y realmente se nota que van por muy buen camino.

 

Imágenes: microsoftstore

BlueCobos

BlueCobos

Amante de los videojuegos, cine, anime y muchas más, exigente con la vida y conmigo mismo. Futuro periodista y critico.